Noticias en Red

Recetas para niños en la noche de brujas

Los dulces son una gran parte de la  de la noche de brujas, pero no es la única sorpresa que los niños pueden disfrutar. En la noche de brujas te puedes conceder desde sorpresas saludables o tu dulce favorito de la temporada, hay muchas recetas sencillas de la noche de brujas que a tus hijos les van a encantar. Estos refrigerios te aseguran que tus hijos tengan una noche de brujas divertida.

Fruta cruda
Con un poco de creatividad, las frutas sencillas se convierten en refrigerios saludables para la noche de brujas. Un refrigerio macabro es un tazón de globos oculares. Pela las uvas y sírvelas en un cuarto oscuro. La textura es muy desconcertante, puede asustar a los niños más pequeños. Otra buena receta es la ensalada de frutas para la noche de brujas. Corta manzanas, melones, duraznos y otras frutas en rebanadas delgadas. Después córtalas en figuras como cráneos, brujas y otras figuras divertidas o usa un conjunto de cortadores para galletas de la noche de brujas para que el trabajo no se te haga tan pesado. Agrégale unas uvas peladas si quieres.

Boo-Nanners
Ayuda a tus hijos a que celebren la noche de brujas con un fantasma delicioso helado llamado Boo-Nanners. Empieza con un plátano partido a la mitad y mete la mitad en un vaso o tazón con jugo de naranja. Después ruédalo en coco rallado seco. Por último, ponle a tu fantasma de plátano unos ojos. Métele grosellas, pasas, dulces de maíz, o cualquier otro dulce picudo, en la punta angosta del plátano para que le des un par de ojos. Repite con la otra mitad del plátano, después métele un palito en cada punta y congélalos.

Gelatina
La noche de brujas es la ocasión perfecta para darle nueva vida al postre que más se sacude: la humilde gelatina. Hay muchos moldes para gelatinas referentes a la noche de brujas en la forma de manos, cerebros, cráneos y otras partes del cuerpo para que tus hijos más grandes las disfruten. Primero, cubre el interior del molde con aceite para cocinar y quita el exceso hasta que solo quede una capa gruesa cubriéndolo. Mezcla la gelatina como indican las instrucciones y déjala cuajar en el refrigerador por cuatro horas o más. Cuando inclines el molde y la gelatina no se resbala ya esta lista. Pon el molde en una olla de agua tibia por medio minuto, pero no permitas que le caiga agua encima. Después pon un plato encima de la gelatina y voltea los dos juntos. Sacúdelo un poco para poder sacar el molde. Para una sorpresa más espeluznante, agrégale dulces asquerosos a la gelatina. Por ejemplo, si haces el cerebro de un zombi, agrégale unos gusanos de gomita antes que cuaje la gelatina. Para un cráneo, puedes ponerle dulces de globos oculares para que sea mucho más asqueroso.

Ubicada en Noticias en Red · octubre 31, 2013 · Comments (0)

PUBLICIDAD