Política

Gaviria, «eslabón perdido del proceso 8.000»: Pastrana

El expresidente conservador Andrés Pastrana (1998-2002) dijo que el exmandatario liberal César Gaviria (1990-1994) ocultó la existencia y la veracidad de los casetes en los que los capos del cartel de Cali aseguraban que financiaron la campaña presidencial de Ernesto Samper (1994-1998).

Así lo aseguró Pastrana durante la presentación del libro «Memorias olvidadas» (Penguin Random House), en el que desgrana apartes de lo que él considera historias que deben ser conocidas por las futuras generaciones.

«Si a mí Gaviria me hubiera dicho que esas grabaciones son ciertas, así sea dos días antes de las elecciones, otra hubiera sido la historia de este país», señaló el exmandatario conservador.

Los llamados «narcocasetes» salieron a la luz pública en 1994 y fueron la semilla para el inicio del llamado «Proceso 8.000», convertido en el mayor escándalo del Gobierno de Samper por la entrada de más de 6 millones de dólares del cartel de Cali para financiar su campaña presidencial en 1994.

Gaviria sabía de veracidad de «narcocasetes» y la ocultó

Al decir de Pastrana, el expresidente Gaviria, al que sucedió Samper, «es el eslabón perdido del proceso 8.000» porque sabía con anterioridad de la existencia y la veracidad de esos documentos de audio.

En el libro escrito por el periodista Gonzalo Guillen, hoy en día fuera del país por amenazas contra su vida por denuncias de corrupción, Pastrana dijo que recibió esos documentos de un policía que trabajaba haciendo seguimientos al cartel de Cali liderado por Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, extraditados a Estados Unidos, pero que no sabía si eran auténticos o una trampa.

Añadió que curiosamente desde su campaña presidencial envió estos casetes a todos los directores de los medios de comunicación de Colombia, pero solo un noticiero de televisión lo hizo: el resto «nadie tuvo el valor ni el coraje de publicarlos».

Pastrana indicó que él le llevó los documentos al entonces presidente Gaviria, pero el Gobierno le propuso supuestamente un pacto de silencio a sabiendas de que los casetes eran ciertos y eso generaría problemas entre la clase política.

Uno de los capítulos del libro contiene una carta firmada por los Rodríguez Orejuela, fechada en junio 12 de 2000, en la que señalan que «NO fue a sus espaldas ni mucho menos a espaldas de los directivos de la campaña» la entrada de los dineros a la campaña.

Con EFE

Tags: , , , ,
Ubicada en Política · noviembre 29, 2013 · Comments (0)

PUBLICIDAD