Noticias en Red

Militares colombianos espiaron conversaciones entre FARC y periodistas

Miles de correos electrónicos entre voceros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y periodistas que cubren las negociaciones de paz, entre ellos dos de la AFP, fueron espiados por los servicios de inteligencia militar de Colombia, según una investigación del canal Univisión.

La cadena basada en Estados Unidos indicó haber logrado el acceso a las cuentas de correos de dos voceros de las FARC, Hermes Aguilar y Bernardo Salcedo, con un total de 2.638 mensajes, de acuerdo con una nota publicada por los periodistas Casto Ocando y Gerardo Reyes.

Según pudo constatar la Agence France-Presse (AFP) a partir de información brindada el miércoles por Ocando, entre esos correos interceptados hay al menos tres enviados por sus periodistas a los voceros de las FARC en La Habana y Oslo.

En las cuentas espiadas hay mensajes además con periodistas de otras agencias de noticias internacionales como Reuters, Prensa Latina, EFE y DPA, y de medios de América Latina y Europa como El Tiempo de Colombia, la televisión española TVE y el diario De Telegraaf de Holanda, indicó Univisión.

Los correos se refieren en muchos casos a pedidos de entrevistas o información en general sobre las negociaciones de paz entre la guerrilla colombiana y el gobierno de presidente Juan Manuel Santos, iniciadas en noviembre de 2012.

La investigación de Univisión tiene lugar luego de que la revista colombiana Semana revelara la existencia de un centro de interceptación de correos electrónicos supuestamente manejado por las fuerzas militares de ese país y dedicado a espiar a los negociadores que participan en las conversaciones de paz.

Estas revelaciones levantaron un escándalo político en Colombia, al punto que el presidente Juan Manuel Santos afirmó que el espionaje era «totalmente inaceptable» y que «fuerzas oscuras» buscaban sabotear los diálogos de paz.

Dos jefes de inteligencia militar colombianos fueron relevados de sus cargos por este asunto y la fiscalía general de Colombia abrió una investigación al respecto.

De su lado, las FARC acusaron al gobierno de hacer una «voltereta» y pasar de condenar las escuchas ilegales a tratar de acallar su repercusión.

«Nadie entiende la voltereta del gobierno, que de la noche a la mañana cambia su apreciación, como veleta al viento, frente a tan graves hechos», dijo el sábado pasado el jefe del grupo negociador de la guerrilla, Iván Márquez.

Otro negociador de la FARC afirmó un día más tarde que el espionaje mostraba la «necrosis» institucional en ese país y hacía que «ya no se pueda generar confianza ni para el propio Gobierno» colombiano.

Las FARC, con entre 7.000 y 8.000 combatientes, son la guerrilla más antigua de América Latina.
mar/yow

 

 

Tags: , , , , , ,
Ubicada en Noticias en Red · febrero 13, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD