Noticias en Red

Los Gigantes vuelven a ser campeones gracias al brazo de Bumgarner

Madison Bumgarner celebra el título - AFP

Los Gigantes de San Francisco ya tienen en su poder el tercer título de la Serie Mundial en el último lustro, que conquistaron después de ganar por 3-2 a los Reales de Kansas City en el séptimo partido, pero eso sólo fue posible gracias a la grandeza de su lanzador zurdo Madison Bumgarner.

La historia de las Grandes Ligas está llena de leyendas que han protagonizado momentos estelares y Bumgarner ha pasado no solo a formar parte de ellas, sino a encabezarlas con la obra de arte que completó desde el montículo durante todo el «Clásico de Otoño».

Técnicamente no se quedó con la victoria en el séptimo partido, que le correspondió al relevista zurdo Jeremy Affeldt (0-1), pero Bumgarner, que logró el rescate, fue simplemente el único ganador real que hubo entre los lanzadores y gracias a él los Gigantes tienen su tercer título de la Serie Mundial en cinco años.

Bumgarner no había conocido la derrota en los «Clásicos de Otoño del 2010 y 2012, lo que a sus 25 años era ya toda una hazaña, pero le faltaba engrandecer aun más su figura y esta vez alcanzó lo majestuoso.

Un lanzador con historia

Lo conseguido por Bumgarner no es algo que esté relacionado con un momento espectacular de forma, todo lo contrario: en sus 36 episodios lanzados en Series Mundiales, su efectividad es 0.25, la mayor y mejor de la historia, secundada apenas por un 0.36 de Jack Billingham en tres Series Mundiales al servicio de la legendaria Gran Maquinaria Roja de los Rojos de Cincinnati, de 1972 a 1976.

Bumgarner también es el séptimo pelotero de la historia que es el Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie de Campeonato y la Serie Mundial en un mismo año. Se une a Willie Stargell (1979, Piratas de Pittsburgh), Darrell Porter (1982, Cardenales de San Luis), Orel Hershiser (1988, Dodgers), el cubano Liván Hernández (1997, Marlins de la Florida), Cole Hamels (2008, Filis de Filadelfia) y David Freese (2011, Cardenales).

Por su parte, el manager de los Gigantes, Bruce Bochy, nunca tuvo dudas de que Bumgarner pudiera sellar con broche de oro la Serie Mundial de 2014, pero estaba llegando a un punto en el que ya pensaba en sacarlo.

Bochy conoce mejor que nadie el deporte del béisbol y tiene una línea roja para los lanzadores que no se pude cruzar si no se quiere destruir al jugador con una grave lesión en el futuro.

Con EFE

Tags: , , ,
Ubicada en Noticias en Red · octubre 30, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD