Noticias en Red

Camacol: La transformación de las ciudades será la base para el desarrollo económico

En materia social y económica, las ciudades se han convertido el eje central de la sociedad colombiana. De acuerdo con las estadísticas oficiales, el 76% de la población habita en centros urbanos, 82% de la ocupación del país desarrolla sus actividades en las ciudades, 86% del producto interno bruto se asocia al aparato productivo urbano, y el fenómeno de la pobreza está
concentrado en un 66% sobre las cabeceras municipales.

Este argumento fue presentado por la presidente Ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez, para presentar las propuestas del Gremio al cierre del Congreso Colombiano de la Construcción en Cartagena.

“Sin restarle importancia a la demanda social que se da en nuestra ruralidad, consideramos que la trasformación física de las ciudades debe ser la base de la trasformación económica, social, ambiental y cultural del país, y somos nosotros, el sector constructor, quienes directamente hacemos parte de esa trasformación física”, dijo la Presidente de Camacol.

El Gremio está dispuesto a asumir el reto, pero considera que para lograr esa trasformación física con las condiciones adecuadas de calidad, es necesario contar con una transformación integral en la gestión eficiente del suelo, algo en lo que se ha insistido en repetidas ocasiones, pues esa es la base de este proceso.

“Es con medidas contundentes que movilicen la oferta de suelo en los lugares adecuados y en el momento oportuno, que se podrá multiplicar el mercado de vivienda formal, aumentar la actividad no residencial, superar las dificultades para la ejecución de la política habitacional y contar con un urbanismo que soporte la oferta social del Estado en materia de salud, educación,
recreación, seguridad urbana, espacio público, etc. Generando además las condiciones para que por la vía de la construcción formal le ganemos la batalla a la ocupación informal del territorio, fenómeno que históricamente ha caracterizado el desarrollo de nuestras ciudades, restándoles competitividad y calidad de vida a sus habitantes.

La dirigente gremial explicó los cuatro elementos que el Gremio considera que hoy restringen la oferta de suelo en las ciudades del país:

· La incapacidad para hacer expeditos los trámites involucrados en la habilitación, pues hoy se cuentan con procesos que pueden tomarse más de cinco años, aunque está previsto que sean procedimientos de pocos meses.

· Ausencia de mecanismos idóneos de información que permitan conocer plenamente las características del territorio y sirvan de base para determinar la actuación sobre él. Hoy las empresas pueden estar en fases avanzadas de ejecución de los proyectos cuando se dictan cambios súbitos en las determinaciones sobre el uso del suelo.
· Determinación de las competencias y la descoordinación institucional, pues las múltiples instituciones que participan en la lógica del ordenamiento territorial actúan de forma desarticulada y el alcance de sus competencias no se encuentra plenamente definido.

Necesidad de mantener una visión de largo plazo en la planeación y ejecución del desarrollo urbano.

“No podemos permitir que este tipo de restricciones sigan afectando nuestras ciudades y su desarrollo. En ese sentido, nuestra propuesta se enfoca en construir ciudades de calidad, basados en elementos de política pública que han impulsado el mercado desde la oferta y la demanda, la consolidación y fortalecimiento de la relación público privada, y sobre un escenario de
trasformación física que hemos llamado Actuaciones Urbanas Integrales”, concluyó la dirigente gremial.

El Gremio considera que desde el lado de la demanda, se debe garantizar una eficiente distribución regional de los subsidios a la cuota inicial, y disponer de la cantidad y el monto individual necesario que avale el cierre financiero de los hogares. En esa misma línea y como lo ha reiterado la Presidente de Camacol en varios escenarios, se debe contar con instrumentos
que garanticen el acceso al crédito. Para esto, el mecanismo de coberturas a la tasa de interés debe enmarcarse en un esquema que evite la interrupción en la utilización de los cupos dispuestos y se establezca desde el inicio la permanencia de la medida por periodos que permitan mover todo el ciclo de la actividad, es decir que los hogares que compren en proyectos
recién lanzados tengan certeza que al momento de la entrega pueden disponer del beneficio. Además promover el uso masivo de las garantías de crédito del Fondo Nacional de Garantías. “Con esos instrumentos y su articulación, se puede garantizar la continuidad de la política, bajo programas como el VIPA, pero sin convocatorias, es decir dejando actuar la oferta libre de proyectos y su calce con la demanda potencial de las regiones”, puntualizó la Presidente de Camacol.

Tags: , , , , ,
Ubicada en Noticias en Red · junio 6, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD