Red Deportiva

Las dos caras del Clásico RCN Claro 2014

Este año el Clásico RCN Claro 2014 activó los comentarios sobre su recorrido, antes de lo que muchos esperaban, el diseño desde Riohacha a 2 metros de altitud sobre el nivel del mar en la costa caribe, hasta los implacables ascensos a Ventanas (1.975 msnm), La Línea (3.265 msnm) y la llegada al Salto de Tequendama (2.467 msnm), han obligado a muchos a disertar sobre lo que está planteado en la primera parte completamente plana y la segunda que incluye estos tres premios de montaña fuera de categoría.

Y es que este año, el Clásico RCN Claro 2014, tiene dos capítulos completamente antagonistas uno del otro:

El primero, 5 etapas que traerán la caravana desde Riohacha hasta Montería, con un recorrido apto solo para aquellos que quieren ser protagonistas en las llegadas masivas, aventurándose a la batalla de los últimos 200 metros.

Y un segundo capítulo, que desde Valdivia, en el pié de monte de la Cordillera Central (sexta etapa rumbo a Santa Rosa de Osos), servirá para el primer gran show de los escaladores, quienes sabrán esperar su turno para armar la fiesta rumbo a tierras de Cundinamarca, no sin antes verse la cara con varias de las más importantes cuestas de la geografía nacional.

Ahí nace el gran interrogante, cuál será la etapa que defina el Clásico RCN Claro 2014, en que parte de esta historia aparecerá la etapa “Reina” de la carrera?

Varios especialistas consideran que la jornada que finaliza en Santa Rosa de Osos será el inicio de un reinado, como sucedió con Oscar Sevilla en 2012, cuando ganó la fracción, se colocó la amarilla de líder y nunca la soltó, para terminar campeón del Clásico en Tunja.

Otros se inclinan por la octava etapa que lleva la caravana desde Chinchiná hasta Ibagué, franquear inicialmente, a partir de Pereira, el Alto del Roble, donde podría hacerse la primera selección y superar el terrible ascenso desde Calarcá hasta el Alto de La Línea, podría convertirse en una jornada que deje ver de cerca al futuro campeón, contando por supuesto con el tramo final hacia Ibagué, en el que muchos han pagado cara su osadía.

Y qué decir de lo que se encontrará la caravana al día siguiente; la llegada en Alto en el Salto de Tequendama, premio de montaña fuera de categoría, a solo un día del final, seguramente no se puede dejar de lado por aquellos que tratarán de consolidar diferencias antes que el cronometro les tome la lección. Serán casi 30 kilómetros de duro ascenso que de seguro, afectará posiciones en la general individual.

Pero ahí no termina todo, por mucha fiesta que se haya armado en carretera, con o sin grandes diferencias, el cronómetro también esperará pacientemente por aquellos que pretenden dominarlo en la jornada de cierre y esperan su complicidad en busca del título.

Los 8 primeros kilómetros irán buscando poco a poco el Alto de Canicas (segunda categoría), un desnivel que deberán domar antes de afrontar los restantes 16.8 kilómetros para el final. Una Jornada que obligatoriamente le quitará el sueño a muchos de los que quieren ser campeones de la carrera.

Planteado así, el diseño del Clásico RCN Claro 2014, ofrece una amplia gama de posibilidades a aquellos que quieren aprovechar a fondo sus condiciones; pasistas y velocistas tendrán su opción con 5 llegadas llanas, escaladores disfrutarán de las cumbres colombianas desde Caucasia hasta el Alto de Tequendama y contra relojeros tendrán 24.8 kilómetros para lucirse en la jornada final. Quien sacará mejor provecho? Solo la ley de la carretera dictará su veredicto a la hora de entregar en Cajicá (Cundinamarca), en el Parque La Estación, el “Micrófono” al nuevo campeón 2014.

Ubicada en Red Deportiva · septiembre 23, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD