Noticias en Red

Veinte años después, Colombia recuerda a Andrés Escobar

Foto AFP

En plena euforia e inmersa en una nueva historia, Colombia no olvida a Andrés Escobar, el defensor titular de la selección que disputó el Mundial de Estados Unidos-1994, asesinado el 2 de julio de ese mismo año a manos de las mafias de los apostadores y del narcotráfico.

Colombia se enfrenta este viernes a Brasil en Fortaleza, 48 horas después del aniversario de aquella tragedia. Dos décadas atrás, la selección ya había regresado a Colombia desde Estados Unidos, donde no pasó de la primera ronda. Muy lejos de las expectativas que generaba una camada liderada por Carlos “el Pibe” Valderrama, junto a otros como Faustino Asprilla, Leonel Álvarez, Adolfo “Tren” Valencia o Freddy Rincón.

Fue un 24 de junio cuando las esperanzas colombianas se deshicieron definitivamente al perder ante Estados Unidos por 2-1. Había perdido el primer partido, ante Rumanía (1-3). Y volvió a caer en el estadio Rose Bowl de Los Ángeles.

Andrés Escobar, a los trece minutos, introdujo un balón que pretendía despejar en su propia portería. Colombia quedó eliminada prematuramente, sin importar ese tercer partido ante Suiza, al que ganó por 2-0.

De vuelta a casa, diez días después de la eliminación, Escobar fue acribillado en Medellín a la salida de un bar. Muchos lo relacionaron con aquel gol fatídico. Andrés Escobar estaba asentado en el fútbol profesional, tenía 27 años y manejaba una oferta del Milan.

“El caballero de las canchas”

Colombia no olvida a Andrés. Algunos de los actuales componentes de la selección de Jose Pekerman fueron sus compañeros, como el portero Faryd Mondragón o el capitán Mario Alberto Yepes. Está en Brasil la selección para hacer historia sin olvidar a Escobar, instalado en la memoria de cada triunfo.

“El caballero de las canchas”, como era conocido, recibió el sábado 2 de julio de 1994 seis disparos a quemarropa en el estacionamiento de un bar de la ciudad de Medellín, crimen inspirado por los siniestros hermanos Gallón Henao, vinculados al paramilitarismo, el narcotráfico y a las bandas de apostadores.

El responsable, de acuerdo con las autoridades, fue Humberto Muñoz Castro, entonces conductor de los hermanos Juan Santiago y Pedro David Gallón Henao, vinculados con grupos paramilitares y comerciantes del crimen que insultaban a Escobar a la salida del local.

Muñoz fue condenado a 43 años de prisión, pero finalmente quedó libre en el 2005 tras purgar once años. Allá, en el estacionamiento de ese local, fue acribillado de seis balazos. Según varios testigos, el asesino acompañó cada uno de sus disparos con la palabra “¡gol!”.

La noticia golpeó profundamente al pueblo colombiano que no podía creer que el hombre delgado, hábil, disciplinado y que inspiraba total confianza en la cancha había sido asesinado.

Un crimen sin esclarecer

Escobar nació el 13 de marzo de 1967 en Medellín e hizo una gran carrera en el Atlético Nacional, con el que ganó la Copa Libertadores de América en 1989, la Copa Interamericana en 1990 y logró el campeonato del fútbol local en 1991.

¿Una respuesta de los narcotraficantes que habrían apostado sobre los resultados de Colombia en Estados Unidos? ¿Un gesto de enajenación de un hincha decepcionado? Las causas de su muerte siguen sin esclarecerse totalmente dos décadas después.

Días antes de morir, Escobar escribió una columna de opinión en el diario El Tiempo en la que pedía perdón a los aficionados por la eliminación e increíblemente llamaba al respeto por la vida.

“(…) Pero, por favor, que el respeto se mantenga… Un abrazo fuerte para todos y para decirles que fue una oportunidad y una experiencia fenomenal, rara, que jamás había sentido en mi vida. Hasta pronto, porque la vida no termina aquí”, fue el mensaje a una sociedad colombiana agobiada en ese entonces por la violencia indiscriminada del narcotráfico.

El día de su funeral, más de 100.000 personas siguieron el féretro del futbolista por las calles de Medellín y expresaron su repulsa por la violencia ligada al narcotráfico.

Tal vez, el mejor homenaje que se le pueda hacer a a Andrés Escobar será que la selección colombiana de fútbol llegue el 13 de julio a la final del Mundial Brasil-2014 en el estadio Maracaná, veinte años después de su execrable crimen.

Con EFE y AFP

Tags: , , ,
Ubicada en Noticias en Red · julio 2, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD