Noticias en Red

Más de 19 años de prisión para excomandante de batallón en Valledupar

Un juzgado en Bogotá condenó este lunes al coronel del ejército Hernán Mejía Gutiérrez a 19 años y 6 meses de prisión, por sus nexos con el paramilitarismo.

Mejía Gutiérrez, excomandante del Batallón La Popa de Valledupar, estaba detenido desde 2008 por cargos como promover grupos paramilitares cuando era jefe de un batallón al norte del país a inicios de los años 2000.

Mejía, detenido en una guarnición militar en el noroccidente de Bogotá, fue condenado por el delito de concierto para delinquir agravado, es decir, la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes, indicó la oficina de prensa de la Fiscalía General.

El militar puede apelar la condena y según la Fiscalía sus abogados ya han anunciado tal recurso.

En enero de 2007 algunos medios de prensa denunciaron que la carrera de Mejía, que en su más de 30 años de trayectoria recibió 41 condecoraciones y niega todos los cargos, era una farsa y que los resultados que le habían merecido tantas felicitaciones eran en realidad el producto de una alianza que había hecho con los paramilitares.

Un militar retirado de bajo rango, que terminó enrolado después en las filas de las autodefensas, el sargento Edwin Guzmán, aseguró que cuando entre 2002 y 2004 el coronel Mejía estuvo como comandante del Batallón La Popa, se alió con los paramilitares.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, entre enero de 2002 y diciembre de 2003 Mejía sostuvo encuentros con cabecillas de los paramilitares como Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y otros como David Hernández, alias 39. Tovar fue extraditado a Estados Unidos por cargos de narcotráfico en mayo de 2008, mientras alias 39 murió en combates en 2004.

La Fiscalía también ha dicho que según “las pruebas testimoniales, documentales y técnicas recaudadas” el 22 de junio de 2002 se produjeron los homicidios de dos hombres, quienes fueron reportados por las unidades de Mejía como muertos en combate.

En octubre de 2002 murieron 18 supuestos guerrilleros en una hacienda en Bosconia, Cesar, y con unidades de Mejía, “que resultaron ser miembros de las autodefensas (paramilitares) ilegales, quienes habrían tenido problemas con su jefe inmediato alias 39”, según ha dicho la Fiscalía. AP

Tags: , , , ,
Ubicada en Noticias en Red · septiembre 9, 2013 · Comments (0)

PUBLICIDAD