Internacional

Tiroteo en base militar de Texas deja cuatro muertos y 16 heridos

Foto AFP

Al menos cuatro personas murieron, entre ellas el presunto atacante, y otras 16 fueron heridas de gravedad en un tiroteo en la base militar de Fort Hood (Texas), una de las mayores de Estados Unidos y que en 2009 ya vivió una masacre similar con 13 muertos y una treintena de heridos.

El autor del tiroteo, que acabó suicidándose, era un soldado que en el 2011 había servido cuatro meses en la guerra de Irak y que se medicaba por depresión, ansiedad y otros trastornos psiquiátricos probablemente vinculados a su experiencia bélica, dijo en rueda de prensa el teniente general de la base texana Mark Milley.

Las autoridades militares de la base no han visto indicios de terrorismo en el suceso presentado el miércoles, pero no descartan ninguna hipótesis ni han determinado por ahora ningún motivo claro que explique lo sucedido.

Todas las víctimas eran militares y, a primera hora de este jueves, todos los heridos hospitalizados tenían un diagnóstico grave. Tres de ellos se encuentran en estado crítico, informaron los médicos del centro Scott & White.

Según Milley, los médicos estaban en proceso de diagnosticar al atacante un trastorno por estrés postraumático, una dolencia que ha afectado a más de 250.000 estadounidenses a su vuelta de las guerras de Irak y Afganistán.

El autor de la masacre sería el soldado Iván López

La identidad del soldado, que compró el arma recientemente en la zona, donde vivía con su mujer y “su familia”, no será revelada oficialmente hasta que las autoridades comuniquen los hechos a sus allegados.

No obstante, varios medios estadounidenses identificaron al autor de la masacre como Iván López, un soldado de 34 años, citando fuentes anónimas del Departamento de Justicia.

El atacante entró en un edificio de la base y abrió fuego, tras lo cual regresó a su vehículo, hizo más disparos desde el coche y después volvió a disparar contra otro inmueble del recinto. Acto seguido, acabó por disparase a sí mismo al encontrase ante agentes de la policía militar, relató Milley.

El arma usada fue una pistola de mano semiautomática del calibre 45 que no estaba registrada, como exige la base militar, precisó el teniente general.

“Cualquier tiroteo es preocupante. Obviamente este ha reabierto el miedo por lo que ocurrió en Fort Hood hace cinco años”, declaró el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desde Chicago.

“Estamos devastados de que algo así haya ocurrido de nuevo”, dijo Obama, que más tarde mantuvo contactos telefónicos a bordo del avión presidencial de vuelta a Washington DC con miembros de los cuerpos de seguridad, el Departamento de Defensa y el FBI.

Con EFE

Tags: , , ,
Ubicada en Internacional · abril 3, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD