Cultura

La imagen de Voltaire se fortalece tras la masacre de Charlie Hebdo

Foto AFP

Voltaire comienza a convertirse en Francia en inesperada figura de actualidad tras el asesinato de 17 personas por tres fanáticos, después de que en las manifestaciones de este fin de semana su retrato presidiese algunas de las numerosas pancartas exhibidas por millones de franceses.

La imagen del escritor, historiador, filósofo y abogado del siglo XVIII no solo fue visible en desfiles como los del domingo, donde cerca de cuatro millones de ciudadanos rindieron homenaje a las víctimas, sino que librerías y editoriales comienzan a percibir igualmente el renovado interés que despierta su obra.

En particular con las ventas de su «Tratado sobre la tolerancia», que en pocos días aumentaron «sensiblemente», según indicaron en la editorial Gallimard, que lo edita en formato de bolsillo y ha decidido «acelerar la reedición de 10.000 ejemplares» suplementarios para responder a la creciente demanda.

«Sin que se haya convertido precisamente en un best-seller», explica Miguel Dupont, responsable de la sección de Literatura en una histórica librería parisina del bulevar de Saint Germain, La Hune, es cierto que se están vendiendo más «Tratados» en los últimos días.

Lección de tolerancia

La lección de tolerancia de Voltaire empezó a ser actualidad poco después del 7 de enero, cuando en nombre del islam dos integristas penetraron en la sede del semanario satírico «Charlie Hebdo» y asesinaron a doce personas, ocho miembros de su redacción, un empleado de limpieza y dos policías.

«No se necesita mucho arte, ni una elocuencia muy rebuscada para demostrar que los cristianos deben tolerarse unos a otros» explicaba Voltaire en el capítulo XXII de su obra sobre «la tolerancia universal», escrita cuando la violencia, la desconfianza, el miedo y los abusos reinaban entre católicos y protestantes.

«Voy más lejos: os digo que hay que mirar a todos los hombres como hermanos nuestros», incluidos turcos, chinos o judíos -afirmaba- al ser sin duda todos «hijos del mismo padre, criaturas del mismo Dios».

Estas y otras palabras incluidas en su libro escrito en 1762 hacen que su retrato esté presente igualmente en algunos de los numerosos altares improvisados día y noche en Francia en memoria de las víctimas.

Con EFE

Tags: , ,
Ubicada en Cultura · enero 13, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD