Cultura

«50 sombras de Grey», una cinta menos escandalosa de lo anunciado

La película «50 sombras de Grey», adaptada del best seller erótico-sentimental y esperada ansiosamente por miles de fanáticos, resultó ser una cinta suavemente tórrida, lejos del escándalo que prometía una sofisticada campaña de mercadeo.

El filme fue estrenado este miércoles en Francia, Bélgica, Alemania (en el Festival Internacional de Berlín), Serbia y Filipinas, en el marco de un lanzamiento mundial durante varios días hasta el sábado.

«¿Es usted un sádico? No, soy un dominador». Desde el inicio, Christian Grey, el personaje principal de la saga, le baja la temperatura a la película, que se ha estrenado este miércoles en varios países.

En Serbia, las entradas estaban agotadas desde hace varios días y en Bélgica ya se vendieron 75.000.

A pesar de algunas escenas bastante crudas, la película está lejos de referentes en materia de erotismo, tales como «El Imperio de los Sentidos», «Nueve semanas y media» o, más subversiva aún, «El último tango en París».

Para mayores de 12 años

En Francia, uno de los países que tuvieron el privilegio del estreno mundial, la película es apta para mayores de 12 años, lo que da la pauta de su suavidad.

La película, basada en la novela de E.L. James, que sedujo a millones de lectores, sobre todo a un público femenino, cuenta la historia de amor y sumisión entre Grey y una joven de 22 años, todavía virgen, seducida durante una entrevista de empleo.

Interpretado por el actor Jamie Dorman, Grey, de 27 años, es un multimillonario al frente de un imperio económico que lleva su nombre y además un pianista virtuoso y piloto de helicópteros.

Anastasia Steel (Dakota Johnson), una estudiante ingenua y sin dinero, se enamora a primera vista del ejecutivo que acumula todos los clichés del éxito y la fortuna.

En definitiva, una historia de amor entre un petimetre y una cándida paloma, salvo que Grey exhibe «talentos» menos convencionales a los cuales Anastasia va a sucumbir.

En el «cuarto rojo» del golden boy, poblado de látigos, esposas y aparatos de suplicios, Grey inicia a Anastasia en el sadomasoquismo y, entre caricias con una pluma de pavo real y cubitos de hielo, le propone que se someta a él.

Una simple historia de amor

«En el fondo se trata de una simple historia de amor: la de una jovencita sin experiencia, más fuerte de lo que ella misma supone, que encuentra a un hombre con un pasado doloroso, una historia sobre el poder de curación que posee el amor incondicional», resume E. L. James, cuya novela, traducida en 50 idiomas, se vendió en 100 millones de ejemplares.

La directora británica de la película, Sam Taylor-Johnson, insiste por su lado en la relación consentida entre los dos protagonistas.

Rápidamente el príncipe azul se muestra menos dominante de lo que se pensaba y más sentimental de lo previsto, contrariamente a los avances difundidos por Universal, el estudio que produjo la película.

Grey, enamorado, cubre de regalos a su enamorada y las cenas a la luz de las velas remplazan poco a poco las sesiones en el «cuarto rojo».

Anastasia, más allá de algunas escenas calientes, intenta sacar a su amante del sufrimiento que arrastra desde la adolescencia cuando fue iniciado en el sexo por una misteriosa mujer.

Cineasta y artista plástica, Sam Taylor-Johnson agrega al guión un toque estético a través de los decorados y una luz muy trabajada, acompañada por un sonido firmado en particular por la cantante Beyoncé con el tema «Crazy in love».

Sin embargo, desde el inicio de la filmación, la película ha dado lugar a numerosas polémicas, particularmente en Estados Unidos o en Asia. En Malasia fue calificada de pornográfica y ha sido prohibida.

Con AFP

Tags: , , ,
Ubicada en Cultura · febrero 11, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD