La Hora de la Verdad

Finaliza en Brasil “el juicio del siglo”: 25 condenados

El Supremo Tribunal Federal (STF) dio por concluido uno de los más sonados juicios por corrupción en Brasil, que condenó a 25 acusados, incluidas importantes figuras del partido del expresidente Lula y tres diputados que serán destituidos.

Considerado el mayor hito del tribunal en la lucha contra la corrupción, el juicio abierto el 2 de agosto confirmó la existencia de una sofisticada red que desvió dinero público y privado para sobornar a congresistas de la coalición oficialista a cambio de apoyo político entre 2003 y 2005, al inicio del primer gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva.

El popular exmandatario, que gobernó por dos períodos (de 2003 a 2010) y negó siempre conocer el plan, fue excluido del juicio.

Este lunes el presidente del STF, Joaquim Barbosa, dio por terminado el juicio que condenó a 25 de los 38 acusados por la fiscalía, entre ellos figuras históricas del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), como el exjefe de gabinete de Lula José ‘Zé’ Dirceu, además de otros políticos y empresarios.

En la última de las 54 sesiones del juicio, el STF decidió suspender los derechos políticos de los 25 condenados, con lo que tres diputados serán despojados de sus mandatos sin previo juicio político, como exigía la Cámara baja.

Los diputados que serán despojados de sus cargos son Joao Cunha, del gobernante Partido de los Trabajadores (izquierda), Valdemar Costa Neto (Partido de la República) y Pedro Henry (Partido Progresista), cuyos partidos integran la coalición que gobernó con Lula y actualmente con su sucesora, Dilma Rousseff.

Condenas hasta por 40 años

Entre las condenas más significativas están las de ‘Zé’ Dirceu (diez años y diez meses de prisión), y José Geonino y Delubio Soares, expresidente y extesorero del PT sentenciados, respectivamente, a 6 años y 11 meses de cárcel y 8 años y 11 meses.

La mayor sentencia recayó sobre el publicista Marcos Valerio, condenado a 40 años y dos meses de prisión por su responsabilidad como “operador” del esquema del “mensalao” (gran pago mensual), como fue conocido el plan.

Los 25 políticos y empresarios fueron condenados por delitos como corrupción, asociación para delinquir, lavado de dinero y peculado.

El caso fue seguido con enorme despliegue por los medios, que lo llamaron el “juicio del siglo en Brasil”, un país con un largo historial de impunidad y de manejos oscuros en la política.

En 1992, a dos años de concluir su mandato, el expresidente Fernando Collor de Mello fue forzado a dejar el poder por un caso de corrupción antes de ser sometido a un juicio de destitución, pero la Corte Suprema lo absolvió luego por falta de pruebas. Desde 2007 ocupa una banca como senador.

Pese al impacto mediático del juicio, ni Lula ni Rousseff parecieron sufrir un desgaste político, según encuestas que los ubican como favoritos para las elecciones de 2014.

Lula ha anunciado que se presentará a los comicios en caso de que su heredera política desista de buscar la reelección.

Tags: , , ,
Ubicada en La Hora de la Verdad · diciembre 17, 2012 · Comments (0)

PUBLICIDAD